La lista de compensación, o cómo UGT salva (sin querer) a Madrid y Barça de pagar por las futbolistas

Las futbolistas del Real Madrid, en el Santiago Bernabéu.

Hay veces, pocas, en las que el titular de una sentencia no se ajusta con las conclusiones prácticas que se extraen de su contenido. El caso del fallo acerca de lista de compensación por formación de las futbolistas femeninas sub’23 que ha hecho público este miércoles la Audiencia Nacional es un ejemplo evidente. La sentencia dicta que la lista no es nula, pero en la práctica ninguna jugadora que quedara libre este verano va a dejar de fichar por el equipo que quisiera debido a ella. Porque podrá hacerlo sin que el club de destino tenga que pagar nada por ella, al contrario de lo que dice la lista cuya validez ha sido refrendada.

Sí, el tema es complejo y conviene empezar por sus antecedentes.

El caso estalló hace unos meses, en pleno confinamiento. La lógica y justa satisfacción del fútbol femenino por la definitiva firma del primer convenio colectivo de su historia, de repente, no era plena. El avance para los derechos de las futbolistas era inmenso, por descontado, pero a los sindicatos se les había colado una china en el zapato, quizá muy pequeña para el colectivo, pero gigante para un puñado de jugadoras afectadas. La traslación íntegra de un artículo del convenio masculino provocó que los clubes pudieran retener a jugadoras sub’23 que acababan contrato por cantidades absolutamente desproporcionadas. Una laguna legal descubierta cuando el convenio ya estaba firmado.

Así, el Levante decidió reclamar 500.000 euros si Eva Navarro y Ona Batlle se iban del club; el Athletic, 250.000 por Maite Oroz y Damaris Egurrola; el Barcelona, 100.000 por otras cinco jugadoras. Cifras astronómicas para un mercado como el del fútbol femenino. En España, lo máximo que se ha pagado por el traspaso de una jugadora es 50.000 euros. Logroño, Espanyol y Madrid CFF (no confundir con el Real Madrid) también solicitaban cantidades menores por algunas de sus jugadores sub’23, entre 20.000 y 10.000 euros, completando la lista de compensación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *